domingo, 14 de junio de 2015

Estar desnudos es venir de lejos y siempre estar llegando

Imagen por Jan Saudek






Estar desnudos es venir de lejos
y siempre estar llegando.

Abraham Gragera



puedes vaciarte en mi clavícula, sí , hazlo, claro, puedes vaciar el ruido 
de tus vértebras que giran en el colchón por la ausencia de adjetivos suficientes
es más preciso el ruido para razonar, te entiendo, 
puedes, por ejemplo, respirar en mis omóplatos
y yo sabré que fuera de esta cama tienes miedo. 
puedes también, de verdad, puedes temblar junto a mis manos
 y yo sabré los enigmas entre tus gemidos y los árboles.






3 comentarios:

  1. Dios, qué manera de acoger a lo demasiado vulnerable... UN abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tus poemas me dejan con ganas de viento y de bosque.
    Beso, Almudena

    ResponderEliminar
  3. aquí me quedé , enganchadita al poema. Luego, otro y otro y otro...

    disonancia con 'sonancia'

    abrazo

    ResponderEliminar