martes, 7 de abril de 2015

La luna había vaciado su pulmón de leche


Imágenes por Laura Makabresku




Hidra


La voz sujeta el esqueleto   
las facturas manejan el suelo como el otoño:

el único movimiento del árbol para expulsar la sabía
debería ser el verdadero amor

tales deseos devoranban al hombre;
sirenas bajo un corazón jurásico.

Fuera del piso hay naranjos que salen del cemento
como tullidos de guerra fotografiados.


***


De madrugada, el bosque estrangula la carne como un milagro,
la luna había vaciado su pulmón de leche

caminábamos famélicos con moretones en las piernas
y nuestros pasos absorbían mirlos sin ojos.

¿Lo recuerdas? Ella dijo  fuimos un árbol que decidió alejarse,
y ya no pudo hablar ni moverse
engullida por el mecanismo de sus ropas
que se volvían astillas, ángeles sin rostro,
que vomitaban costuras o carnicerías para purificarse,
la hidra junto al lago en su correcta maquinaria de desnudez
o saliva.
Se encerró en una piedra y rezó al minúsculo dios del limo,
dicen que le ofreció su digestión de tierra, dicen: olvidó el nombre del plástico.

Sin embargo, ahora, todo esta tranquilo, lleva semillas en su médula.
Las ramas y las costillas sujetan la eternidad.








8 comentarios:

  1. Formas de iluminar el mundo, ciertas palabras, ciertos naranjos agrietando el cemento...

    ResponderEliminar
  2. Me vuelve loca leer jurásico en un poema. Viajas en paracaídas Almudena, niña Altazor!

    ResponderEliminar
  3. Las ramas y las costillas sujetan la eternidad. <3

    ResponderEliminar
  4. ni más por no menos di//gestiones resta el milagro! el miraculoso bosque eterno
    genial, como poema!!!

    ResponderEliminar
  5. Almudena, ¿tienes Instagram o Twitter?

    Felicidades por esa magnífica mente de poeta que tienes.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Que te den ya el Nobel por esto: De madrugada, el bosque estrangula la carne como un milagro,
    la luna había vaciado su pulmón de leche. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  8. Que te den ya el Nobel por esto: De madrugada, el bosque estrangula la carne como un milagro,
    la luna había vaciado su pulmón de leche. ¡Bravo!

    ResponderEliminar