martes, 31 de marzo de 2015

Lo ciervo



1. Imagen por Mujer Ciervo 2. Mujer ciervo





Un poema inédito de  "Nosotros casi", el nuevo poemario que me encuentro escribiendo







Lo ciervo
I
Ilusión metálica del carnívoro
en definitiva, el cuaderno agota su marca
al escribir desde la costra
borrarán, así, las uñas su relieve
en busca de humedad.
Hay un discurso para la sed
he aquí un soportal extremo y suspensivo
abajo, pechos como cactus drenan la forma;
souvenir estrecho donde, no mentiré,
hay bocas que no consumen sus hazañas,
pero detente, se apresuran, no esperan;
reventar es un anticipo de cordura.
Las gargantas
meditaban en los árboles cuando el verbo,
no,
cuando el suicidio se cometió por primera vez,
no mucho más tarde del lenguaje.



II

Escapa, lo ciervo, espina dorsal arriba
abajo queda el vencejo
la pelvis reclamando su abrazo de corva;
lloran su temor al chasquido

será lo siguiente
será lo siguiente

ahora no, luego, espera entonces
un poco más.

El ciervo: lo ciervo en la caza.
En la caza no existe la queja.
No hay tiempo.
Entre los árboles
calla el sistema nervioso
para volverse doma.


Espina dorsal arriba,
confundir sabiendo ver crecer las flores,
confundir, espina dorsal arriba,
volverse doma y la pelvis
reclamando.
El vencejo, hueso simple,
sistema entre los árboles:
continuará venciendo la huida
ante el abrazo.
Continuarán, lentos, el desove y el latido.

2 comentarios:

  1. Hay seis ojos en mi casa que adoran tu manera de enhebrar las palabras, las acrobacias que haces con el lenguaje. Escribes incluso durmiendo, como los vencejos. Una maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ♡♡♡♡♡♡♡♡♡♡♡♡ 6 ojos que acojo en mi estómago ♡♡♡♡♡♡♡♡♡♡♡♡

      Eliminar