viernes, 18 de abril de 2014

Barcelona- Londres- Franckfurt


Imagen por Matthias Quasthoff






se abrieron las puertas
salí del tren como de un parto

no me olvidé de la tierra
sin embargo

no me olvidé 

la piel de los otros
era el órgano del aire

no me olvidé
sin embargo

de lo extraño de volver
como cortarse 
de nuevo
para recordar la sangre







4 comentarios:

  1. ¿Somos víscera andante, pues?
    Realmente me ha gustado.

    ResponderEliminar
  2. nostalgia. vas, todo desaparece, olvidas.
    vuelves, todo sigue igual. –la sangre sigue roja–
    y da la impresión de que no ha pasado el tiempo.
    bonitos versos.
    saludos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Muy bello poema. ¿Tú también te marchas?

    ResponderEliminar