martes, 21 de mayo de 2013

el último poema que escribió Bukowski: un interior podrido de espejos


Imágenes por Fenk




 

Mente y corazón.


Inexplicablemente estamos solos
solos por siempre
y así es como debía ser,
nunca debió ser
de ninguna otra manera;
y cuando empiece la lucha de la muerte
lo último que quiero ver
es
un corro de rostros humanos
rondándome;
prefiero que sólo estén mis viejos amigos,
los muros de mi ser,
que sólo estén ellos.

he estado solo pero rara vez me he
sentido solo.
he saciado mi sed
en el pozo
de mi ser
y el vino era bueno,
el mejor que he bebido,
y esta noche
sentado
contemplando la oscuridad
por fin entiendo
la oscuridad y la
luz y todo lo que hay
entre una y otra

la tranquilidad de la mente y el corazón llega
cuando aceptamos lo que
hay:
habiendo
nacido en esta
extraña vida
debemos aceptar
la apuesta perdida de nuestros
días
y alegrarnos en cierta medida
del placer que supone
dejarlo todo
atrás.

no llores por mí.

no llores mi pérdida

lee
lo que he escrito
y luego
olvídalo
todo.


bebe del pozo
de tu ser
y empieza
de nuevo.





Charles Bukowski



*** 




no es pensar en un interior podrido de espejos
para sentarme en esta tarde no hace falta misericordia
solo una silla que ha secado el sol, una parte del hambre
es secar lo apacible, pero, paradójicamente, es también producirlo

la mente raquítica ha de descender al estómago
finalmente
también será devorada como cada rostro, como cada rostro;

no es regresar a un lugar podrido de espejos
para sentarme en este pecho no hace falta misericordia

   




4 comentarios:

  1. Bukowski venció, porque siempre supo que ya estaba derrotado.

    ResponderEliminar
  2. Una vez le recé a Buko mientras destapaba el wc y casi me resulta...

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Almudena. Estuve en El Pimpi en tu lectura de Animales de vidrio. ¿Te acuerdas?
    Bueno..., suerte.

    Un saludo.
    Juanjo

    ResponderEliminar