domingo, 3 de marzo de 2013

Libros que me reencuentran: Tattoos for Mothers day







Ya había mencionado este libro y a su autora en mi blog. Este libro causó tal impresión en mí que lo traduje al completo por mera diversión. Lo encontré en una tienda de libros de segunda mano por 0’80 peniques en Greenwich cuando vivía en Londres. Lo encontré por casualidad, no conocía a la autora en absoluto. Me quedé en la tienda pegada al libro con mi gorro de rusa y las manos heladas. Casi lo leí entero en la tienda y corrí a casa para empezar a traducirlo y compartir algunos poemas. Este libro me produce unas ganas enormes de compartirlo, de enseñarlo a todos aquellos que pienso que lo amarían como yo.
Jean estudió lengua y filosofía en la Universidad de Kent en Canterbury. No empezó a escribir poesía hasta los treinta años. Este fue su primer poemario con el que ganó el premio  “Forward Poetry Prize” en 1998. En la actualidad es profesora de Poesía y escritura creativa en la Manchester Metropolitan University.
Para mi supuso un libro distinto que no sabía ubicar pero me dejaba un sabor denso como Black Life de Dorothea Lasky, un sabor  violetasamargas, aunque con un alma menos al acecho, un alma más madura que solo acepta. Vemos recuerdos de adolescencia en casi toda la dirección del libro y la forma de escribir es muy fresca:

 


“Volviendo a casa, se le ocurre:
sueña con hacer pasar una moneda de 10p por una de cincuenta peniques
en la máquina de tabaco de todos los pubs
donde bebíamos siendo menores. El cielo es denso
pero sus ojos parecen llenos de luna.”


“Vosotros padres e hijas , dijo mi madre una vez,
sé como sois. Las palabras se repitieron.
Yo aprendí el peligro, el fracaso
y la dificultad del contacto, absorbiéndolas
en mi cuerpo como vitaminas o rayos de sol.”


 

Son escenas corrientes, son postales de un momento reconocible para el lector, aunque se hayan vivido de distinta manera. El lenguaje es delicado y bello, pero es lo que no muestra, lo que crea con este sutil bordado claro victoriano, eso, es gigante y horroroso. Una dureza que choca con el encaje, lo mancha de sangre súbitamente. Encaje hecho de tendones, de piel o de arterias y que uno cree algodón. Luego enloquece.
Ojalá alguien se interese y escuche mis suplicas para publicar una versión bilingüe en Español, yo seguiré ofreciendo mis traducciones. Os dejo aquí un poema de los que traduje para que podáis amar u odiar este singular libro:


 



THE RINGLET (El tirabuzón)

Empieza así:
lágrimas por un rumor en clase.
Buscas en tu memoria y solo puedes encontrar
un tirabuzón castaño y brillante
como una perfecta e imposible caracola
cayendo sobre el hombro de otra niña
y cómo irremediablemente tuviste que tocarlo.
Los niños ríen, las niñas hacen corros y murmuran.
Tu última amiga te pasa una nota en clase de química;
No puedo permitir que me vean más contigo.
Y tú escribes debajo: Desearía estar muerta
y te sorprende cuanta verdad hay en ello.
Ella sujeta la nota frente al mechero de laboratorio
hasta que huele a uña quemada.

Así es como todo lo aprendes mal, como
formar parte en la mentira. Ellos empiezan a asustarte,
las chicas en moto que quedan en "The Woods",
ajustadas y con botas. Tú nunca estarás en su banda.
Las mujeres no pueden estar juntas
y tú no deberías haber tocado ese tirabuzón.
Tú miras a los chicos en el patio,
pegándose, escupiendo, forcejeando en el suelo.
Ellos deben ser algo que tú no has entendido.




Traducción por Almudena Vega

4 comentarios:

  1. Después de leer esto, espero que alguien te oiga y lo publique de una maldita vez.

    ResponderEliminar
  2. Uf... me ha gustado mucho.. ojala lo publique alguien, sí.

    ResponderEliminar