domingo, 9 de diciembre de 2012

no sé decir domingo, solo sé decir nieve


Foto por Ata Kandó



me miro en el espejo del baño
desnuda de cintura para arriba
pués en esta casa solo hay espejos minúsculos
y veo en mi pecho el color de la nieve
cuando es más que blanca 
y más que fría.
una vena muy azul zozobra
desde el hueso de mi pecho
hacia mi pezón izquierdo
como un relámpago 
y quisiera poner mi oído sobre ella 
para dormirme.

mi compañero de piso dice
que no soy una pricesa, pero él no sabe
no sabe que hay princesas fuera de las enaguas 
y los vestidos tontos y el pelo rubio.

hay princesas que se visten con la electricidad
de los musgos 
y que tienen ojos de gato frente a la sangre
y cuyos cabellos son el motivo
de los planetas sin órbita

11 comentarios:

  1. 5 versos finales para recordar siempre.

    ResponderEliminar
  2. sintetizando.... Que mArAvilla

    ResponderEliminar
  3. quise yo también ser una de ellas,
    quise,
    pero me faltó el cabello.


    (belleza)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, me ha gustado más al leerlo en la bandeja de blogger como prosa... sugerencia.

      Eliminar
  4. Claro que lo eres... Tienes un reino de palabras.

    ResponderEliminar
  5. La vena azul que zozobra es el poema perfecto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ésa última estrofa que me ganó toda.

    ResponderEliminar
  7. Somos princesas. Sí. Pero solo ante los ojos de los que son como nosotros.
    L.

    ResponderEliminar