martes, 18 de diciembre de 2012

el sabor de la carne


 Imagen por Ad van Denderen

 
 
 

 
el sabor de la sangre en la boca: lobo
el sabor de la sangre en la boca: ciervo
el sabor de la sangre en la boca: puñetazo
el sabor de la sangre en la boca: herido
el sabor de la sangre en la boca: disparo
 
el sabor de la sangre  propia
como única manera de entender la muerte
 
solo me han extirpado dos muelas
 
al levantarme y ver mi boca ensangrentada
y un hilo seco que dibujaba mi mentón
 
al observar los dos huesos enrojecidos sobre la bandeja,
así, entre objetos metálicos, como dos crías abortadas
 
como el sabor de la carne
 
 
 


8 comentarios:

  1. La menstruación de la boca sabe más que la religión de los árboles.

    ResponderEliminar
  2. Somos un montón de carne, no sabemos si sangre o hierro.

    M.

    ResponderEliminar
  3. Una aproximación al menos, al negro abismo, desde un rojo...

    ResponderEliminar
  4. Al son de los violines, al brillo de las velas, ¿esperas ahuyentar tu burlona pesadilla?

    ResponderEliminar
  5. Toda sangre es disonancia, siempre queda mal.

    ResponderEliminar
  6. Un sabor que realmente quema.
    Que pases una Feliz Navidad!!!

    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  7. Me hubiera gustado escribir esto yo. Me encantaron los sabores de tu sangre en tu boca.

    ResponderEliminar