viernes, 26 de octubre de 2012

yo no hago reseñas; desordeno mi mortalidad; Jorge Reichmann


FOTOGRAFÍA: 

NICOLÁS COMBARRO





He leído "El común de los mortales" de Jorge Reichman, TUSQUETS 2011. Esta bestia me ha desmontado las costillas y las ha puesto en fila en una mesa. Las ha ordenado y desordenado. Las ha contado, olido, tocado y las ha vuelto a colocar en mi cuerpo. 

He sentido la necesidad de compartir uno de los poemas. He sentido la necesidad de encerrarme en casa a recordar que soy humana. A recordar lo que es un libro que araña y que olisquea tu miedo. Al que le brillan los ojos en tu estómago cuando te has ido a la cama.

Y como te das cuenta del decorado en el que vives, y como lo has consentido. Y dudas; duermes.





LA LÓGICA CULTURAL
DEL CAPITALISMO TARDÍO V



1.

QUÉ fácil la postura del cinismo
que ha descontado ya el final del mundo

pero que en el gimnasio
esté en su punto la temperatura
del jacuzzi:

                no surrender, cabrones


2.

Cuatro mil millones de personas
contemplaron anoche los fastos
con que se inauguran en Pekín
las Olimpiadas

y yo
bebí la rota memoria de Debord
y me alegré y entristecí a un tiempo
de no poder formar parte
de esa cálida tropa


3.

Los pobres
no pueden permirtirse una depresión:
cuando no están cubiertas ni las necesidades básicas
hay cosas más importantes en que pensar

Y quienes sí las tenemos cubiertas
no debemos permitirnos una depresión:
somos nosotros quienes disfrutamos del margen
de pensamiento y acción que permitiría
derribar el sistema que crea pobres y se nutre de los pobres

y sería criminal
malbaratar ese margen



Jorge Reichmann







2 comentarios:

  1. Por dios! Qué fácil es la postura del cinismo, pisotear lo pensado, lo soñado y lo creído, o lo amado, en el nombre de un individualismo repugnante. Alucinante.

    ResponderEliminar
  2. Si puedes lee también alguno de sus ensayos, seguro que te gustan

    ResponderEliminar