domingo, 27 de mayo de 2012

la seguridad de la colcha

Foto por Katarina Šoškić






sollozar como un colmillo de cachorro, un colmillo que se ha manchado ya de sangre
que ha roto pieles temblorosas, masticado entraña de entrañas, sollozar
pese a todo, pese a las costillas áridas como bosques que se piensan, a la luz nocturna
que degolla el calor de constelaciones. pese a todo ello, habría yo, animal mordido,
amado la abertura del mundo.

8 comentarios:

  1. Pero me he arrancado el canino.

    Qué escritura tan demente. Me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  2. Seguridad y... calor me da a mi esa colcha.

    ResponderEliminar
  3. Y beberse la lágrima, caliente y densa, como la sangre de todos los que fueron devorados.


    (un cariño,
    bella)

    ResponderEliminar
  4. Y esas pequeñas lágrimas hechas puño y frío de la locura del mundo...
    Me duele y a la vez me sana lo que escribes. Te sigo con vehemencia.

    bsos

    ResponderEliminar
  5. yo también después de todo... :)
    ( aunque hay ocasiones en las que no deseo vivir a toda costa )

    ResponderEliminar
  6. A veces somos cachorros de leopardos y de perros y de delfines en la más completa de las adversidades. Mordemos, matamos, morimos. Creo que la vida es algo parecido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. pues yo no sé si habría tanto!

    ResponderEliminar
  8. ¿Por qué no haces las imágenes un poco más pequeñas? Así no se saldrían de los márgenes y tu blog sería mucho más bonito.

    ResponderEliminar