jueves, 17 de mayo de 2012

Dream in forest


Foto por Ata Kando







9 comentarios:

  1. Marmóreos pero terriblemente exquisitos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando la melancolía se rompe en geometrías imposibles.

    ResponderEliminar
  3. Que el mármol llama a la sangre...muchas piedras parecen haber atravesado mi garganta con tu palabra. Es impactante, y la imagen, una palabra más, punzante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Te leo y siento como una ráfaga de niñitos volviéndose locos, tirándose el pelo entre ellos y aullando pegados en las paredes.

    ResponderEliminar
  5. Se convertirá en un cadáver exquisito...Aquí seguirás siendo mas tú que en ninguna otra parte.

    bsos

    ResponderEliminar
  6. Y lloraremos cuando lo hagan, cuando digan adiós con sus boquitas pequeñas.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, mucho. En el blanco de nuestra piel existen miles de blancos que en realidad no lo son. Principalmente somos algo así como verdes, rojos y amarillos. Al menos eran los colores que yo utilizaba para pintar cuando podía hacerlo, es decir, cuando podía estar toda la noche despierto pintando. Alguna vez utilicé el azul. Fíjate, porque el mármol por mucho que digan lo contrario tiene muchos más, mucho más sutiles. Ahora me acuerdo de Miguel Ángel y pienso en lo mucho que me hubiese gustado conocerlo. Por el mármol, digo. Y por la pintura, claro.

    ResponderEliminar
  8. sólo hay puereza en las piedras... cuánta razón!

    ResponderEliminar