miércoles, 25 de abril de 2012

espumillón para los muertos



Mas analog love







la lluvia ha terminado
la tormenta decapitada bajo las alas de los cuervos

los pájaro ya no saben volar en las ciudades
se arrastran entre plumas tiroteadas y muñones,
comen para desaparecer

los hombres ya no saben morir en las ciudades
se hacen amasijos entre objetos metálicos,
construyen para desaparecer

la sangre no es más que hierro y agua



10 comentarios:

  1. Terrible foto de estas ciudades nuestras...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Compañera, los últimos versos son brutales

    podría escribir cualquier cosa, decir algo, añadir

    pero no sería suficiente

    tal vez también hierro y agua.

    ResponderEliminar
  3. la sangre no es más que hierro y agua

    ...........

    Coincido con el maravilloso Juan. Aplausos Almudena *

    ResponderEliminar
  4. 'construyen para desaparecer'. Es genial.

    muaaak

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho este poema. Comparto con Eleanor la admiración por el último verso. Las ciudades... ya casi no sabemos vivir fuera de ellas, es lo peor. Un día habrá solo ciudades y no habrá escapatoria... ¿sabes lo que el agua le hace al hierro?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Los hombres nunca supieron morir en las ciudades.

    ResponderEliminar
  7. Las ciudades son jardines desolados donde la herrumbre condena a las flores a una muerte segura.

    ResponderEliminar