domingo, 1 de abril de 2012

cosas en movimiento donde reflejarme


Echo de menos mi hogar, donde no hay cosas en movimiento donde reflejarme




ya no los animales ni la sombra del árbol en el andén,
se ha estrellado una abeja en mi ventana con un sonido agotador
tras ello he mirado mis dedos en el trasluz, son algo en pasado, hablar de pájaros
es un pecado literario, ahora no, ahora bosques y pronunciar al revés,

el terciopelo me recuerda a las vísceras, he pensado en flores secas
y todo cabe en un armario que chirría al abrirse

hay una araña muerta en la esquina, ojalá que viva
me impresionara menos

9 comentarios:

  1. Te reflejas perfectamente en todas esas cosas, los colibríes también se azotarán en la ventana, y lo podremos entender todo.
    Bs.

    ResponderEliminar
  2. Tu poema me recordó a mi pájaro (uno grande y amarillo) que viene a estrellarse a mi ventana cada mañana. Choca contra su reflejo; enfrentándolo. Pero claro, él no lo sabe...

    Un beso o2 #

    ResponderEliminar
  3. Produces un reflejo que impresiona.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. tú en tus dedos tienes todo lo que envidia/o el resto :)

    ResponderEliminar
  5. Y si somos la araña, al otro lado de un espejo?
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Siempre que te leo me viene a la mente el surrealismo de Pizarnik.
    Y me encanta :)

    ResponderEliminar
  7. la vida impresiona menos, qué gran verdad...

    ResponderEliminar
  8. hablar de pájaros es una necesidad
    pero con el paso de los años duele el peso de las alas


    donde trabajo hay una ventana con doble cristalera cerrada.
    entre los dos cristales hay una araña muerta. siempre la miro para empatizar la tristeza. la agonía de saberse encerrada a la espera de nada.

    ResponderEliminar