viernes, 24 de febrero de 2012

nieva en mis huellas


Fotos por Anna Kieblesz





mi madre deshecha en el sofá
un sol inútil con el que sueño,

mírala, como se descuelga
de su historia

de niña, nadar de noche en la piscina
era todo un universo que bastaba,

ahora quemar la palabra pureza
solloza en árboles que había trepado

y queda tan lejos, y no queda

















10 comentarios:

  1. Almudena!
    ahora queda tan lejos y no queda...

    gracias

    ResponderEliminar
  2. Casi todos los árboles que había trepado, ahora los han talado.

    ResponderEliminar
  3. Es terrible, esta antítesis entre niña pasada y el presente deshecho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Solo es el inexorable paso del tiempo...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con Sonia.
    Las flores de ayer, hoy marchitas.

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  6. Adviero un árbol navideño y afuera una horda de gatos queriendo entrar a destrozarlo todo, salvo esos ojos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Juventud divino tesoro, ya te vas para no volver...

    ResponderEliminar
  8. Tu poema me trae bellos recuerdos de otro bello poema de José Julio Cabanillas que deberías leer.

    Bellas tus palabras también, como siempre.

    ResponderEliminar