martes, 15 de noviembre de 2011

el frío; el café; la esclavitud o el nombre

  
Foto por Clara Pérez Sedano

                     





 "-Para llamar, hermana, hay que saber un nombre- le dijo ahora estremeciéndose"

                                                             Vlady Kociancich

                                                                                                                                    








1 comentario:

  1. Claro que me acuerdo, cómo para no. Una semana dejé de morderme las uñas, y a la vista de los resultados me dijeron: muérdetelas.

    Me encanta esto, y la primera estrofa es para escribirla en algún sitio en grande.

    ResponderEliminar