miércoles, 4 de mayo de 2011

Un nido roto en la acera

Ilustración por Miguel Sandoval







en mi pupila
los límites del mundo
callan

aprendamos del óxido, esa hazaña del metal
por escapar de la forma








6 comentarios:

  1. Los límites del mundo no callan. Quizás hablan un idioma diferente, un idioma que no entienden las pupilas, pero sí los pájaros.

    Y no hay realeza en el mundo que valga más que eso.

    (La ilustración es una verdadera maravilla. Desde aquí mi enhorabuena a Miguel Sandoval).

    Aquí mis abrazos sin arcadas.

    ResponderEliminar
  2. Tengo ganas de cruzarme contigo. Me gusta lo que leo. Mucho.

    ResponderEliminar
  3. La parábola del óxido está excelente!

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos, significa muchísimo que me escribais y leais, aquí en el extranjero siento que mi idioma lucha, gracias por ser la mano en el hombro

    ResponderEliminar