sábado, 21 de mayo de 2011

Leer en el tren






mis ojos son un paréntesis
y entre ellos
todo se hace una frase

mi cuello se ha llenado de palabras,
ya no hablo de inspiración ni comparo
todo
con la enfermedad

pero temo a las flores que crecen
en las vías del tren
venciendo al asfalto

temo su paciencia
y es otro mísero comportamiento
humano

ahora lo comparo todo
con el miedo
y una puerta blanca en un muro
me recuerda a tu nombre

pienso en la palma de mi mano,
cierro los ojos
y aún puedo ver el sol

es lo único que sé

sé que nada puede ser más verde
que un bosque
o que nada puede ser más tú
que lo que leo

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por vuestros comentarios que, también, me emocionan

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de haberte encontrado. Ha sido realmente una suerte. Me gusta mucho el final. Mucho.

    ResponderEliminar