miércoles, 16 de febrero de 2011

Mallarmé o Debussy



Mallarmé siempre me ha acompañado. A veces lo he odiado, otras he amado cosas que entendía como olores fugaces, otras me ha influído otras...Quizás por su relación con Rimbaud, más bien con Debussy(más bien por París). El discutidísimo momento en el que Mallarmé pidió a Debussy que creara un ballete para su poema "La siesta de un fauno" ha sido una obsesión siempre para mi. Un encontronazo memorable de la poesía y la música. Aprovecho para recomendar un libro que trata muy bellamente esta materia:









Un martes en casa de Mallarmé
por Sonsoles Hernández Barbosa




Cuando Debussy terminó el preludio "l'apres midi d'un faune" y Mallarmé lo escuchó, reconoció que la obra musical era mucho mejor que su propio poema. Yo le doy la razón...

Aquí dejo unos momentos del poema que siempre me han entusiasmado y más abajo el ballet coreografiado y bailado por Nureyev, unos de los mejores bailarines que ha existido.

P.D La flauta empieza en un do# que en los instrumentos que se construían en la época tenían un sonido poco centrado con respecto al resto de las notas denominado como "difuso o vago" . Esto daba una excepcional sensación de somnolencia. Desde luego mezclado con la inquietante coreografía es lo que yo imagino como belleza.





"EL FAUNO:
¡Estas ninfas quisiera perpetuarlas.
Palpita
su granate ligero, y en el aire dormita
en sopor apretado.
¿Quizá yo un sueño amaba?
Mi duda, en oprimida noche remota, acaba
en más de una sutil rama que bien sería
los bosques mismos, al probar que me ofrecía
como triunfo la falta ideal de las rosas.
Reflexionemos...
¡Si las mujeres que glosas
un deseo figuran de tus sentidos magos!
Se escapa la ilusión de aquellos ojos vagos
y fríos, cual llorosa fuente, de la más casta:
mas la otra, en suspiros, dices tú que contrasta
como brisa del día cálida en tu toisón."


                      *********

«Que yo cortaba juncos vencidos en la lid
por el talento; al oro glauco de las lejanas
verduras consagrando su viña a las fontanas:
Ondea una blancura animal en la siesta:
y que al preludio lento de que nace la fiesta,
vuelo de cisnes, ¡no! de náyades, se esquive
o se sumerja ...»




No hay comentarios:

Publicar un comentario