lunes, 28 de febrero de 2011

Mahler, Novena Sinfonía; estoy viva

Gustav Mahler







l

El peso mudo de las entrañas

Desde ahí
quiero
querer.

Íntimo,
pura víscera

imaginar
la fotosíntesis
en la yema de los dedos.

Definitivamente
desconocido
para los que no conocen el nombre de los árboles


                                                          Almudena Vega




Totalmente opuesta a la entrada anterior, esto si es música. El viernes fue un día muy importante para mi. Todo empezó a las seis de la tarde en el Royal Festival Hall. Ya soy una asidua que acude casi cada viernes a los conciertos de la LPO a las 7.30. Voy antes y me tomo un pastelito y un té con todas los de viejecitos que meriendan allí. 

El viernes pasado escuché la Novena de Mahler. Es posiblemente la que más me gusta de sus sinfonías. Es posiblemente la sinfonía que más me gusta de todas las sinfonías en general. Nunca la había escuchado en directo y era un día emotivo.  Christoph Eschenbach vino a dirigir. Él es algo distinto, es un artista maravilloso  Me enamoré de lo que hizo con la London Filharmonic.



Cristoph Eschenbach


Mahler la escribió al final de su vida. Su vida estuvo llena de muerte; murieron nueve de sus 14 hermanos, su hija, su suegra...y el presentía que era su fin. Aun tenía 49 años pero el llevaba meditando en la muerte un tiempo. Nunca llegó a escucharla, fue estrnada de forma postuma por la Filarmónica de Viena en 1912 dirigida por Bruno Walter. El había muerto el 18 de Mayo de 1911.

Esta sinfonia me hace llorar siempre, no hay ni una vez que no lo consiga. Se puede apreciar como se aferra a la vida y finalmente va aceptando su fin. TheodorO Adorno en su ensayo sobre la vida de Mahler lo cita perfectamente:

"sólo en cuanto recuerdo es dulce la vida y justo eso es el dolor"

Y esta sinfonía duele. Mahler es pura entraña, pura víscera y desde ella te toca y te vence. Beethoven es músculo, Shostakovich es hueso, Stravinsky es mente y sagacidad. Mahler es ancla, es peso, es entraña.



Aquí el primer movimiento dirigido por Leonard Bernstein e interpretado por la Royal Concertgebouw Orchestra (la mejor orquesta en mi opinión hoy en día). Yo recomiendo que se escuchen los otros tres movimientos restantes.


"Once again I have played through the first movement of Mahler's ninth symphony. The first movement is the most heavenly thing Mahler ever wrote. It is the expression of an exceptional fondness for this earth, the longing to live in peace on it, and to enjoy nature to its depths—before death comes" (Alban Berg)

"The Resignation might well have been used as the title of the ninth symphony. The first movement grew to be a tragically moving and noble paraphrase of the farewell feeling. A unique soaring between farewell sadness and a vision of heavenly light" (Bruno Walter).


***************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada